¿HASTA CUÁNDO LOS BANCOS SEGUIRÁN TRABAJANDO A PUERTAS CERRADAS?

by concordia1

A fines de septiembre pasado, el gobierno nacional decidió que el aforo sea del 100 % en actividades económicas, industriales, comerciales, de servicios, religiosas, culturales, deportivas, recreativas y sociales en lugares cerrados manteniendo las medidas de prevención, tapaboca, distancia y ventilación. Pero en las entidades bancarias nada cambió. Dentro de las sucursales, la quietud es casi absoluta. Sólo se escucha el siseo de las computadoras; el ruido del aire acondicionado; algún dialogo entrecortado en voz baja entre un empleado y un cliente; una puerta que se abre y se cierra. Más de una veintena de sillones de espera están vacíos en el hall de entrada de la sucursal del Bersa en la peatonal. De cuando en cuando, alguien los utiliza para sentarse un rato pero es atendido sin más demora. Y seguirán así, jornada tras jornada. Afuera el contraste es evidente.  En la sucursal del Bersa de Urquiza y Buenos Aires la fila, de no más de seis o siete personas, en ocasiones se dispersa. Una mujer se precipita para preguntar al encargado de seguridad privada en la puerta si puede pasar, el hombre va para adentro y un joven le recrimina: “señora, usted estaba atrás mío”. Otra mujer, de edad avanzada, pregunta por un trámite y le dan un papelito. “Tiene que sacar turno; tiene que seguir esas instrucciones”. La mujer, extrañada, mira el papel como si estuviera descifrando un jeroglífico. Evidentemente, sin ayuda de un familiar, no va a poder sacar turno. Al mismo tiempo, personal policial que organiza el ingreso a un banco se sincera. Si bien sostiene con el protocolo ahora la atención es más ordenada en comparación a la prepandemia, también admite que -sin tener culpa alguna- son ellos quienes se “comen las puteadas” cuando le impiden a alguien ingresar sin turno. Pero todo eso podría cambiar el mes que viene, según indicaron desde el gremio de los bancarios. De hecho, el Banco Nación abrirá sus puertas sin turnos desde el martes próximo. Sin embargo, al mismo tiempo, desde la seccional Concordia del gremio están alertando sobre un proceso de reducción de personal en las entidades privadas.

A partir del mes que viene, ya no será obligatorio asistir con cita previa a los bancos. La decisión fue confirmada por el secretario de prensa de La Bancaria, Eduardo Berrozpe, quien consideró que “vemos la necesidad de atender sin turnos en los bancos”. “El mes que viene dejará de ser obligatorio concurrir con cita previa a los bancos”, indicó Berrozpe. Por otra parte, se van a contemplar aquellos casos de entidades financieras que deseen seguir con el sistema de turnos, según publicó ayer Ámbito Financiero.

Y la primera señal la lanzo el banco Nación que ayer anunció que reabrirá sus puertas el próximo martes 9 de noviembre, sin necesidad de turnos pre-acordados, en todas las sucursales del país con “el objetivo de mejorar la atención y restablecer la totalidad de los servicios, trámites y operaciones presenciales”, según Perfil.

Ramón de León, secretario general de La Bancaria Concordia, indicó esta mañana que el gremio viene pidiendo al presidente del Banco Central que ordene la apertura normal como se venía trabajando desde antes de la pandemia. “Nos lleva a tomar esta decisión ver lo que está pasando con los compañeros que están trabajando”, indicó.

De León sostuvo que se produjo un ajuste de personal de hecho durante la pandemia y, como consecuencia de ello, son “miles” los trabajadores que dejaron de prestar servicio en el sector bancario. “Todo debido a que los empresarios vieron que podían hacer funcionar las sucursales y tener la misma productividad con la mitad del personal que existía al momento de que comenzó la pandemia”, indicó.

Incluso, sostuvo que la banca privada está lista para cerrar más de 100 sucursales en las distintas ciudades del interior del país. “Esto significa una reducción muy importante de personal. Y nosotros, por todos los medios, tenemos que resguardar los puestos de trabajo”, indicó. Paradójicamente, el sector bancario no atraviesa problemas de rentabilidad que justifique la supresión de los puestos de trabajo. “El sector financiero nunca perdió plata. Hasta en las peores crisis que ha sufrido nuestro país, los bancos nunca perdieron plata”, remarcó.

Y añadió que quienes siguen trabajando se ven sobrecargados y superados por las tareas. Se comenzó a implementar el teletrabajo, modalidad que es muy difícil de controlar para el gremio. “No es casualidad que las estafas virtuales se hayan incrementado tanto. Esto se debe a que mucha gente no está preparada ni sabía cómo trabajar a través del home banking o de la banca electrónica. Es mucha la gente que no se acostumbró a la modalidad de turnos”, indicó.

Cambios que ‘vinieron para quedarse’

Las declaraciones de De León coinciden, en parte, con las apreciaciones que hizo a DIARIOJUNIO el gerente de una sucursal de un banco privado-que prefirió hablar off the record- ubicado en la zona céntrica. “Acá se dan 40 turnos por día y te puedo asegurar que sobran los turnos”, señaló. De hecho, indicó que, si hay alguien que no pudo obtenerlo previamente, puede consultar al personal que está de guardia en la puerta y los hacen pasar sin problemas. Mientras habla el gerente, una fila de seis o siete personas se extiende fuera del banco. “Acá pueden entrar cuatro personas, cinco como mucho”, dijo. Pero, en ese momento, no se observa a nadie, excepto que haya algún cliente con el cajero detrás de los biombos.

En ese sentido, indicó que la demanda de atención cayó en un gran porcentaje. “De 100 personas que venían antes, ahora vienen 20”, indicó. El resto ahora se maneja de forma online. “A través de la aplicación pueden hacer muchos trámites que antes venían acá para resolverlo”, dijo. Y añadió que muchas veces la gente que acudía al banco lo hacía sin demasiada necesidad, más bien como parte del paseo matinal destinado a hacer trámites en el centro.

Otra fuente del sector bancario, consultada al respecto, señaló que esperan que la decisión la tome el Banco Central dado que desde allí se emitió la resolución que establecía las restricciones, cuestión que no fue modificada a la fecha. “Si se abre todo como estaba antes de la pandemia, los bancos seguramente lo van a acatar y van a poner una fecha. Se habla que va a ser a partir de diciembre pero estamos a la espera, es todo muy reciente”, indicó.  

Más adelante, la fuente dijo que, por la pandemia, mucha gente optó por los canales digitales ya que creció mucho el uso del home banking o las tarjetas de débito o crédito. “Hay muchas operaciones que se hacen por ahí”, sostuvo. “La conducta de los clientes cambió, los cambios vinieron para quedarse y eso está pasando en todos los ámbitos”, indicó. 

Si se vuelve a la atención normal, seguramente habrá mayor circulación de gente en los bancos. “Si haces una encuesta y le preguntás a la gente porque va al banco, la mayoría lo hace para realizar consultas o gestiones que, en un alto porcentaje se pueden resolver desde las plataformas digitales cómodamente”, admite.

La brecha digital

Pero en realidad, muchas de las personas que no pueden acceder a los bancos son quienes -por falta de instrucción escolar o por edad avanzada- no tienen los conocimientos necesarios para utilizar los medios electrónicos. De León dijo que son quienes demandan operar con un cajero humano. Es decir, reclaman ser atendidos por una persona: no por una máquina.

No obstante, De León reiteró que detrás de la digitalización del sistema bancario hay un ajuste de personal que se implementó de diversas formas. Hubo trabajadores que fallecieron por el Covid 19 o por otras causas, otros se jubilaron, otros “empujados” mediante la implementación de retiros voluntarios.  “Todo ese personal que se fue no ha sido repuesto”, señaló.

La prueba más palpable es lo que sucedió con la sucursal del banco Santander Río que estaba en avenida Eva Perón. Cerró. Hoy funciona un concesionario de autos de una marca japonesa en ese lugar. Y en la dependencia que quedó en la zona de la peatonal, el personal que quedó se redujo al 50 %. “Esto te deja a las claras cual es la temática de la banca privada y como pretenden continuar trabajando”, dijo.

Para el gremialista, están dadas las condiciones para abrir sin restricciones teniendo en cuenta que la totalidad de los trabajadores está vacunado y que no se debe dejar de lado las medidas de prevención como la higiene de manos, el distanciamiento interpersonal y el uso del tapabocas. “Necesitamos que los bancos trabajen normalmente con las puertas abiertas a todos los clientes”, indicó. Y dejó a criterio de cada entidad la decisión de seguir entregando turnos para determinadas operatorias ya que le da tranquilidad al cliente el saber que, a tal o cual hora, iban a ser atendidos, por tal o cual persona, sin demora.

Informe: Guillermo Coduri

Comentar

¿Qué te pareció esta nota?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que te gustó

Podes seguirnos en las redes sociales