LA MUNICIPALIDAD ENTREGÓ “EL CUERPO DE MI HERMANO EN UN CAJÓN QUE DABA VERGÜENZA”: MORIR EN EL CAMPO EL ABASTO

by concordia1

La tragedia enluta y oprime a una familia que lucha por sobrevivir, víctimas de un Estado ausente. Primero fue una niña de 11 años y ahora un joven de 24.

Cronistas de diario EL SOL dialogaron con Alejandra y Jonathan Zaragoza, hermanos de Roque “Kiki” Zaragoza, quien perdiera la vida este sábado en el Campo “El Abasto” tras ser aplastado por un camión recolector municipal.

Roque “Kiki” Zaragoza vivía en el barrio Sarmiento junto a sus hermanos, su mamá y su papá. No estaba casado ni tenía hijos, era un ser muy querido en la familia pues “contagiaba a todos con su luz”.

“Mi hermano iba todos los días a trabajar al Campo El Abasto”, aseguró Alejandra, quedando desmentida la versión de que el accidente ocurrió, en parte, debido al desconocimiento del joven sobre cómo se maneja una ‘kuka’, como comúnmente se le llama a los camiones de residuos.

“Él ya había tenido un accidente anteriormente. Lo pisó la rueda de la kuka y le quebró el tobillo. Lo curaron en el Masvernat y la situación quedó en la nada”, contó Alejandra. Posteriormente, afirmó que “nadie de la Municipalidad se acercó a decirnos nada”.

Consultada respecto a si ella también trabajaba como recolectora informal en el campo El Abasto, Alejandra contó: “Trabajé ahí antes, pero pasaron cosas feas, luego mi marido consiguió un trabajo fijo y no trabajé más ahí”. 

Una tragedia que se repite

Se trata de una historia que se repite en la familia. Recordemos que en el 2019, una niña de 11 años también murió aplastada por un camión recolector. En diferentes medios periodísticos se mal informó que su nombre era Alejandra Margarita, pero en realidad se trataba de Jésica, hija de Alejandra Zaragoza. Es decir que Jésica, la niña de 11 años, era sobrina de Roque “Kiki” Zaragoza.

“Deseo que esto no quede en la nada. Desde la Municipalidad en ningún momento vinieron ni a donde está mi papá ni a donde está mi mamá. Hoy de mañana entregaron el cuerpo de mi hermano en un cajón que daba vergüenza. Como a un perro lo enchaparon a mi hermano. La verdad es que no hay palabras para eso. Nadie se acercó a decirnos nada”, dijo con total indignación.

Ante la consulta sobre quién había entregado el cuerpo y el ataúd de su hermano, Alejandra respondió que “entre tanta tristeza, no sé quién fue. Le dijeron a mi hermano mayor que teníamos que ir a la funeraria que está enfrente al Parque Ferré. A las 7 de la mañana nos entregaron su cuerpo y a las 10:30 lo llevamos al cementerio”.

Alejandra confirmó que cuando ocurrió el accidente, en el lugar estuvo presente un funcionario policial, “pero de los encargados municipales no había ninguno”. “No había nadie de la Municipalidad cuidando o guiando a los camiones o la gente”, agregó. Sobre el accidente, Alejandra dijo que “fue el ayudante del conductor el que no se fijó si había alguien y bajó la palanca”. “No había nadie cuidando, no les importa la vida de otro”, aseveró.

Por su parte, Jonathan, hermano de Roque y Alejandra, expresó: “Quiero que esto no quede en la nada, algo se tiene que hacer. No fue la primera vez que le pasó este tipo de accidente a Kiki. Fue la segunda vez y la primera vez nadie se hizo cargo de nada. En el Masvernat le curaron la pierna y nada más”. “Y todo sigue igual, a nadie le importa nada”, concluyó.

Comentar

¿Qué te pareció esta nota?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que te gustó

Podes seguirnos en las redes sociales