LA TRAMA POLÍTICA DEL RESCATE A GOYENECHE

by concordia1

Los contactos de la Procuración General con Juntos por el Cambio. La estrategia comunicacional y judicial con terminales en Buenos Aires.

La primera estrategia de Cecilia Goyeneche, ante la apertura de causa por el Jurado de Enjuiciamiento, fue apuntar directamente a la política. Pero no al sistema político, sino a una facción: el peronismo.

Aprovechó las puertas que le abrieron los medios nacionales vinculados a Juntos por el Cambio y le apuntó al gobernador Gustavo Bordet, a quien integró al supuesto grupo de oficialistas que promueve su destitución. Los comunicadores porteños reforzaron la hipótesis poniendo a la procuradora adjunta “como la única que investigó la corrupción”. ¿Qué dirán los otros fiscales que lo hicieron e incluso jugaron un papel decisivo en el proceso que terminó con la condena a Sergio Urribarri?

Mientras Goyeneche petardeaba al Partido Justicialista, Jorge García le apuntaba a los integrantes del jury. Para un peronista, nada mejor que otro peronista, habrá dicho el procurador general, y dejó a todos afuera de la causa “contratos truchos” en la Legislatura.

Las contrataciones ilegales en las cámaras parlamentarias, que aparecen como sostén de las narrativas que apoyan a la doctora, constituyen, precisamente, la causa más escandalosa. ¿Un desfalco durante una década en un ámbito meramente político, con representación de todos los partidos, puede tener culpables solamente administrativos, como se desprende de la elevación a juicio?

García cumple, Goyeneche dignifica. La fiscal anticorrupción interina se jacta de ser quien investigó a “la política” en una causa donde no imputó a ninguno. Es un bochorno que sus voceros ocultan. No importa, la tribuna aplaude eufórica.

Fue el jefe de los fiscales el que salió con el matafuegos en un comunicado cuando su segunda dejó trascender en la prensa amiga que era inminente la imputación de los presidentes de las cámaras en aquella primera semana de octubre de 2018. Goyeneche luego aprendió que es parte del sistema y juega con las mismas armas. Cuando se vio amenazada, les hizo saber a los dirigentes que tiene información para imputarlos cuando lo desee.

García, el hombre político del Ministerio Público Fiscal, fue en busca de un apoyo explícito de un sector de la política para su escolta. Acudió a un peronista: Rogelio Frigerio. Éste se negó a hacerlo. No quiere saber nada con esta cuestión. O no quiere quedar atado a nada.

Sin embargo, cuando la audiencia de alegatos en el jury iba a comenzar, el viernes pasado, llegó a las redacciones de los medios un comunicado firmado por la mayoría de los legisladores de Juntos por el Cambio, incluido Frigerio.

El precandidato a gobernador no tuvo más opción que poner su rúbrica ante una amenaza de Patricia Bullrich, dispuesta a poner en su Twitter alguna denuncia al boleo seguida de la palabra República. No podía quedar afuera, mucho menos pegado al peronismo oficialista, con el que se lleva bien.

El texto enviado por los legisladores se oponía al apartamiento del Ministerio Público Fiscal del jury como parte acusadora. Eso ocurrió en diciembre, lo que convierte la opinión en una expresión tardía. Cuando una amiga está en problemas, esas desprolijidades son detalles y minucias que no tienen por qué entibiar un aplauso.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación le dio aire a Goyeneche en un proceso polémico jurídicamente. Pero lo que mella acá no es la ley, sino la política, adonde recurrieron García y Goyeneche. Una rareza: La Nación + entrevistó a Frigerio el día que se expidió la Corte Suprema, pero no le preguntó por el caso que acontence en la provincia que pretende gobernar y convirtió en causa nacional.

Los procuradores reunidos en Paraná en las últimas horas hubiesen querido otra resolución: que el máximo órgano de justicia del país suspendiera el jury declarándolo ilegal, lo que no ocurrió. Por ahora. Todo sigue en la jurisdicción provincial. Goyeneche realizó una presentación ante el Jurado de Enjuiciamiento haciendo saber que está en vigencia el fallo de la jueza de feria Elena Albornoz que le había dado la razón.

¿Qué hará el jury? ¿Cómo se conformará el Superior Tribunal de Justicia para resolver el amparo de Goyeneche que le solicitó que haga la Corte Suprema?

Lo que parecía que llegaba a su fin, parece que recién empieza.

Autor: Federico Malvasio. Página Judicial.

Comentar

¿Qué te pareció esta nota?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que te gustó

Podes seguirnos en las redes sociales